islas en puno

Islas en Puno – Amantaní y Taquile

Las primeras vistas al llegar al departamento de Puno no se consideran muy maravillosas, pero después de navegar por un tiempo las tranquilas aguas de su lago; se empieza a sentir como si se estuviese ingresando a un inmenso espejo azul, sin orillas y casi sin poder ver los horizontes, con sus 192 km de largo por 75 km de ancho, casi se puede asemejar a un mar. La primera isla en visitar suele ser la de Amantaní seguida por Taquile, estas islas en Puno son las mas visitadas por los turistas.

La isla de Amantaní, es uno de los destinos más visitados en el lago, esta isla, forma parte de las 44 islas que existen en el lago Titicaca, también es la más extensa. Amantaní, es una isla muy afectuosa con sus visitantes, cuando uno apenas sale de lancha, la isla nos da la bienvenida con un recibimiento organizado por los lugareños. En Amantaní no existen hoteles, sin embargo el viajero es ubicado en la casa de una familia, la cual es muy cómoda y limpia, también cuenta con todos los servicios y es totalmente independiente así como todas las islas en Puno. La isla de Amantaní tiene una singular belleza, mirando asía el noroeste, se puede apreciar, como si se estuviera sobre una tremenda masa de agua, resplandeciente bajo el sol, también se puede ver los nevados de la Cordillera Real boliviana.

Islas en Puno – Taquile después de Amantaní

Después de convivir en esta maravillosa isla, se suele tomar rumbo a la isla de Taquile. El trayecto, suele demorar menos de una hora, esta ruta tiene una singular tradición al navegar el lago, se dice que cuando los vientos son fuertes, y sacuden la embarcación de una forma alocada, los conductores de las lanchas sueles dirigirse a la parte delantera de la embarcación, toman un poquito de hojas de coca de una talega y las arrojan a las olas, posteriormente hacen el mismo procedimiento con un poco de cañazo, el aguardiente de caña que se bebe en la zona. Este ritual, es una típica ofrenda, para poder aplacar la furia de las aguas.

Taquile, recibe a los visitantes en su muelle semicircular, con sus 600 escalinatas de piedra capas de quitarte el aliento. Las chacras de maíz, habas y papas; la excelente confección textil; sus poéticos arcos de piedra y el azul del Titicaca rodeándolo todo, logra que el esfuerzo valga la pena.

La festividad principal de los taquileños es el 25 de julio, citando el sincretismo religioso permite adorar al mismo tiempo al patrón Santiago y al dios Illapa (rayo). Pero lo más extraño es que en la isla se habla quechua, acentuando su condición de isla, pues en toda la región domina la lengua aymara.

ANDEAN CULTURE
Agencia de viajes en Cusco – Peru

Agregue un comentario